jueves, 19 de mayo de 2011

palabras con polvos...



LLegaba tarde, habíamos quedado hace cinco minutos, me puse unos leggins negros con camiseta larga y tacones rojos y salí corriendo de casa. Te tuve 15 minutos esperando, tu creías que era para crear alrededor de mí un clima interesante, te equivocabas pero no me apetecía empezar nuestra cita discutiendo. Me llevaste a una cafeteria con bastante glamour, donde no parabas de repetir que allí tenian el mejor café de toda Sevilla, era una amplia sala con grandes vidrieras multicolores en las que los niños y los no tan niños a través de ellas jugaban a ver el mundo de diferentes colores, la media del lugar rondaba los 50 años. Mantuvimos una conversación en la que me deje seducir por el capuccino que me recomendaste, mezclado con el cálido marrón de tus ojos. Fue una conversación larga, quizás una hora y media, no estábamos acostumbrados a hablar de tantos temas sin besos de por medio, siempre nos citábamos en una cafeteria cuando el café era lo de menos, menuda paradoja.

Como comprenderan con mis 42 años, no era nueva en esto de las citas con hombres, sabía que esta cita no acabaría en mi cama. Con un gesto inédito a la par que inolvidable reflejado en su joven cara, me dijo que su pareja empezaba a sospechar nuestra aventura, quizás por mi manía de impregnar mi carmín rojo en los cuellos de su camisas blancas, me abrazó y me dejó. Yo lo entendí, tenía 30 años y acababa de casarse.






Palabras con polvos, si...
no es un texto nuevo, es viejo, pero le sigo notando una frescura de esas que no pasan desapercibidas, al menos para Poetadebotella!




20 comentarios:

  1. Palabras tan frescas como el carmín rojo.

    ResponderEliminar
  2. "Siempre nos citábamos en una cafetería cuando el café era lo de menos, menuda paradoja".
    Me gusta esa frase.
    Y me gusta el texto.
    :)

    ResponderEliminar
  3. Es realmente bueno, me ha parecido tan original... Sigue así, me encanta cuando relatas historias! Anímate a mi concurso si quieres!

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tiene vacilar con uno más joven que tú y encima casado. Hay veces que el carmín no basta..

    Veo que has nombrado lo del carmín rojo en varias entradas, qué te pasará a tí con él..misterio misterio ;)

    Beso muaaa

    ResponderEliminar
  5. "No estábamos acostumbrados a hablar de tantos temas sin besos de por medio." Esta frase me recordó mucho a una persona :) Me gusta tu texto, me gusta tu blog, me gusta como escribes, me gusta todo lo que haces :)
    UN BESITO! ^^

    ResponderEliminar
  6. Pues...me ha gustado mucho, pero me ha dejado un sabor agridulce. No me gustan demasiado las infidelidades xD

    Bonito blog, ¡te sigo! :)

    ResponderEliminar
  7. Creo que es la primera vez que lo leo. A pesar del final, derrocha frescura. Me encanta.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, para mi es nuevo, que no lo había leído!

    besos

    ResponderEliminar
  9. Hombre, ¡esto es genial!
    Me encantó.
    Me levanto y tu aplaudo. Disfruté leerte.
    Abrazote.

    ResponderEliminar
  10. que de magia tienen siempre tus textos!
    me diste ganas de un capuccino... y unos ojos marrones que lo acompañen
    :)

    ResponderEliminar
  11. Me gustó sobre todo ese empecinamiento en marcarlo con su carmín.

    Un saludo guapetón

    ResponderEliminar
  12. Vaya... espero no estar así con 42... me acabo de deprimir, muy bonito!

    ResponderEliminar
  13. si tiene canciones muy chulas !que bien que hayas vuelto ,no desaparezcas mucho ehh a no ser que sea que estes a fuerza de polvos de esos pero sin palabras jajaja( a veces es mejor quedarse callado)

    ResponderEliminar
  14. pues ha sido un texto estupendo. debo reconocer que yo también de las que esperan 15 minutos jaja

    ResponderEliminar
  15. Para mi es nuevo que no lo habia leido. Es genial la verdad :)
    Siento no pasarme mucho por aqui, pero es un placer perderme entre tus cosas.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo es la primera vez que lo leo, y me encanta! :)

    ResponderEliminar
  17. Dar el paso equivocado ¿o correcto?... ¿seguir casado o envaucarte en una aventura nueva?... ¿dejar el pasado y dar la bienvenida al presente?... ¿dejar de pintarse los labios de rojo?... Dificil situación, dudosa respuesta.

    ResponderEliminar